un denunciante acusa a la empresa de espiar a sus empleados con el pretexto de realizar pruebas de productos

Ashley Gjøvik ha decidido presentar una denuncia contra Apple ante los organismos reguladores de todo el mundo. La ingeniera despedida el año pasado, presuntamente por haber hecho demasiadas olas dentro de la empresa, ahora advierte sobre sus prácticas en cuanto a espiar a sus empleados. Menciona en particular a Glimmer, una aplicación especialmente diseñada para recuperar datos confidenciales.

Créditos: Unsplash

El nombre deashley gjovik puede que te esté diciendo algo. Anteriormente directora sénior de ingeniería en Apple, saltó a la fama el año pasado tras su despido. En su momento, el motivo oficial citado por la empresa de Cupertino es la hipotética fconjunto de datos confidenciales orquestado por el ex-empleado. Ashley Gjøvik, por su parte, está convencida de que sus preguntas y quejas al cuerpo directivo la han inquietado.

Ahora es de conocimiento común que Apple, al igual que otros gigantes tecnológicos como Google, tiene la costumbre deespiar a los empleados. Muy a menudo, se trata de ejercer presión, destruyendo así cualquier proyecto sindical. Hace unos meses, les contamos sobre la acción grupal de los empleados en todo Estados Unidos, obligados a comunicarse a través de teléfonos inteligentes Android para evitar ser detectados.

Glimmer, la app de Apple que espía a sus empleados

Cuando fue despedido, Ashley Gjøvik habló de un ambiente de trabajo hostil favorable para comportamiento sexista. Hoy, es otro temor que plantea con los organismos reguladores de todo el mundo. La CNIL y muchas de sus contrapartes en todo el mundo han recibido una queja del ex-empleado sobre las prácticas de espionaje de Apple.

El corazón de su caso está principalmente en Glimmer. Anteriormente llamado Gobbler, es una aplicación utilizada por Apple internamente cuando Desarrollo de identificación facial. Inicialmente, se supone que Glimmer ayudará a Apple a mejorar sus productos, alentando a los empleados dispuestos a participar en las pruebas. Entonces los voluntarios deben escanear su rostro y proporcionar otros datos biométricos.

Solo que aquí, estas pruebas no se basan realmente en la voluntariado de empleados. Ashley Gjøvik evoca así el día en que pensó en participar en un “evento social obligatorio”, lo que la llevó a tener que manipular Face ID usando Glimmer mientras estaba encerrada en una habitación al aire libre. Además, Apple no solo usa Glimmer para estos eventos. Ashley Gjøvik afirma que la dirección pide expresamente a los empleados que descargar sus datos personales en cualquier momento del día.

logotipo de manzana
Créditos: Unsplash

“Apple presionó a los empleados para que cargaran sus ‘datos de huellas dactilares faciales’ en los servidores internos de Apple, capturó fotografías y videos secretos de los empleados y les dijo a los empleados que los registros relacionados con el rostro se descargaban automáticamente todos los días desde sus iPhones”.explica el denunciante.

Apple usó las caras de los empleados para Face ID

Ashley Gjøvik también toma como ejemplo un comunicado oficial de Apple durante la presentación de Face ID. La firma se jactó entonces de haber escaneado más de mil millones de imágenes para optimizar su tecnología, sin especificar de dónde había obtenido dichas imágenes. El ex-ingeniero dice que en realidad es el fotos privadas de empleadosproporcionado gracias a Glimmer.

“También me preocupaba el hecho de que la aplicación tomaba fotos/videos sin ninguna notificación (sonido, señal, etc.), lo que me hizo pensar que Apple, si quisiera, podría activar las cámaras de mi dispositivo y monitorearme sin mi conocimiento. en todo momento. Hablé con otros empleados, incluidos ejecutivos, que tenían las mismas preocupaciones”continúa el denunciante, quien asegura que los empleados nunca supieron realmente cómo se usaron sus datos personales.

Sobre el mismo tema: Apple trabajaría en una alianza conectada para espiar a su cónyuge, ¿de verdad?

Finalmente, Ashley Gjøvik también dijo que estaba muy preocupada por el sistema de sreportando errores dentro de la compañia. De hecho, Apple utilizaría los tickets enviados por los empleados para recopilar, de nuevo, su información personal sin avisarles con antelación. Ashley Gjøvik afirma que sus boletos se envían de forma predeterminada a todos los ingenieros de la empresa, posiblemente a varios decenas de miles de personas. Los archivos adjuntos, destinados a ayudar en el diagnóstico, a menudo incluyen números de empleados o información de contacto directo.

“Apple afirma que los derechos humanos no difieren según la ubicación, pero Apple también admite que los gobiernos francés y alemán nunca le permitirían hacer lo que hace en Cupertino, California y otros lugares”, concluye el denunciante. Está claro que si Glimmer se ha utilizado en las oficinas de la firma en determinados países europeos, este no es el caso de Francia y Alemania. Los empleados chinos y japoneses también tienen prohibido usarlo.

Ashley Gjøvik espera que las autoridades europeas reconozcan la violación de la privacidad que Apple ejerce sobre sus equipos estadounidenses y en otras partes del mundo. Con su RGPD, Europa podría ser fuerte apoyo para el denunciante. Irlanda, en particular, alberga la sede europea de la marca de la manzana, además de ser fuente de varias multas por prácticas abusivas y espionaje a los usuarios.

Fuente: El Telégrafo

Leave a Reply

Your email address will not be published.